barranco Bilsé Seira Huesca Aragón

Barranco Bilsé

Hemos de reconocer que, a pesar de tener alternativas que podrían tentar más al barranquista en general, como el barranco de Trigars, nos ha atraído enormemente "la aventura pirenaica" que promete el Barranco de Bilsé.

Poca es la información que se encuentra, sin duda prueba de los pocos descensos que se realizan, así que con la información desactualizada de la guía del Valle de Benasque, nos dirigimos a descubrir todo lo que rodea a este barranco ubicado a bastante altitud y que nos promete intriga desde que dejamos el coche hasta que volvemos a él.

Sin duda vale la pena dedicarle parte de nuestro tiempo, ya que la garganta en la parte superior y todo el tramo alto del barranco en general valen mucho la pena.

Cabe tener en cuenta que si se va con prisa, este barranco es perfectamente combinable con el atractivo barranco Aigüeta de Barbaruens.

Índex dels continguts:

Ficha técnica del Barranco de Bilsé

  • Actividad: Barranquismo en el Pirineo Aragonés
  • Otras toponimias:
    • No conocemos otra
  • Punto de inicio: Bordas de Bilsé
  • Población más cercana: Barbaruens
  • Combinación de coches: no
  • Coordenadas UTM de la entrada:
    • X: 282683
    • Y: 4710994
  • Tiempo con un solo coche:
    • Tiempo de aproximación: 1h
    • Tiempo de descenso: 2h 30'
    • Tiempo de retorno: 20'
  • Dificultad:v4 a1 III
  • Rapel más largo: 43 mts
  • Cuerdas:
    • 2*45
  • Cartografía:
  • Bibliografía:
  • Material recomendable u observaciones:
    • Material de reposición, cordinos y maillones

Cómo llegar al Barranco de Bilsé

Si tomamos la carretera N-260 desde Campo en dirección a Castejón de Sos, llegaremos unos 11 km después y aguas del río Ésera arriba a la pequeña población de Seira donde tomaremos el desvío (HU-V-6411) hacia Barbaruens, casi 9 km allá y justo antes de entrar en el pueblo, en una curva a la derecha sale una pista a la izquierda que nos lleva hasta las Bordas de Trigars, las pasaremos de largo, y aquí la descripción que encontramos en el libro puede ser confusa. Seguiremos siempre la pista principal hasta llegar a un desvío donde la pista sigue recta pero otra pista baja a la derecha, debemos tomar esta pista que nos conduce inequívocamente a las Bordas de Bilsé. Aparcaremos justo antes de cruzar el Barranco de Bilsé.

APROXIMACIÓN EN EL BARRANCO DE BILSÉ

Desde el coche retrocederemos un poco para buscar un camino muy poco evidente que comienza hacia el sur pero que pronto girará hacia el Noroeste.

Una buena dosis de orientación y si la hubiéramos tenido, un track GPS, pueden ser de gran utilidad, ya que el camino es muy poco evidente en algunos puntos, pudiendo llegar a ser perdedor.

Se trata (o esto hemos deducido) un GR en desuso, de hecho, la descripción del libro nos indica que hay que seguir el GR, pero si seguimos el GR que encontramos desde la pista, daremos una gran vuelta. Así pues, guiados por la intuición, algunos hitos de rocas y también alguna marca envejecida de GR medio tragada por el musgo, iremos siguiendo el torrente por su margen derecha, remontando fuertes tramos de subida así como algún tramo bastante expuesto ya en las partes más altas, a lo que parece conocerse como las Baranetas.

Cuando ya nos encontramos en lo alto de la aproximación veremos cómo no hay más barranco posible montaña arriba, y el camino planeará, desdibujándose por momentos en unos prados con pocos árboles, pero en espectaculares. Desde aquí sólo hace falta apuntar al barranco para ir reencontrando rastros del camino hasta llegar al cauce del barranco.

EL DESCENSO DEL BARRANCO DE BILSÉ

Las primeras decenas de metros del descenso del Barranco de Bilsé forman un tramo de bloques muy abierto en el que el agua es inexistente. Este tramo de torrente conduce inequívocamente al inicio de la garganta, parte interesante del descenso.

Accedemos a la garganta evitando los dos primeros charcos, que contienen agua estancada, aunque bien limpia, señal de que el deshielo que ahora acaba, ha alimentado el caudal hasta hace poco. Además, los charcos están llenos de tritones.

Con el fin de evitar estas dos primeras charcas rapelaremos desde un gran pino. En la base del rápel, un gran charco con agua, y una surgencia a la derecha que nos aportará un mínimo de caudal al descenso de hoy.

Acceder a la cabecera del siguiente rápel no es tarea sencilla, ya que se encuentra alzada y expuesta a caídas en la pared izquierda, un solo espito del que cuelga una buena colección de cintas y cordinos de diferentes edades y estados de conservación con un maillon. Para acceder, hay un pequeño puente de roca entre bloques empotrados por si creemos conveniente acercarnos a ellos con cuerda.

Este primer rápel nos permite superar unos 21 metros con un charco intermedio, profundizando un poco más en una garganta de alta montaña. El caudal es menos, pero no nos priva de disfrutar del descenso, y de algunos pequeños espectáculos, como un tritón tratando de estrangular una pequeña salamandra.

Seguimos el barranco, la garganta se hace menos estrecha, hacemos un pequeño tobogán y buscamos en el centro del barranco otro espito para bajar del gran bloque sobre el que nos encontramos llegando a un charco de agua bien fría.

Continuamos progresando, el barranco presenta pocas dificultades, varios resaltes reseñados como toboganes, y un pequeño resalte que decidimos rapelar desde unos bojes de la derecha para hacerlo con más seguridad, este rápel no aparece en la reseña. El siguiente rápel que encontraremos es instalado a la izquierda de un estrecho pasillo y nos permite descender por la estrechez hacia debajo de una muchedumbre de troncos empotrados.

Después de esta estrechez el barranco se abre hasta encontrar con una rampa inclinada que decidimos también de rapelar desde un árbol a la derecha y acceder a un pasillo que poco a poco va haciéndose más profundo y llegando a la que es para nosotros la parte más bonita del barranco, un estrecho pasillo con un bloque empotrado a media altura donde tenemos múltiples opciones para progresar.

  1. Salir antes de la vertical por una balda a la izquierda del barranco para ir a buscar un natural para hacer un rápel de unos 23 metros.
  2. Salir igualmente por la misma balda herbosa para ir a buscar el gran bloque empotrado donde encontraremos un monopunto para rapelar de unos 12 metros, completamente volados.
  3. LA QUE HEMOS ESCOGIDO, un par de metros antes de la vertical que entra en la garganta, hay unos bloques empotrados a la izquierda, bajo una pequeña visera de roca con antiguas cintas. Reforzamos esta instalación y bajamos directo, permitiéndonos bajar por el activo.

Proseguimos por este bonito y estrecho pasillo, igualmente breve, también, ya que pronto la garganta quedará atrás, como también lo hará el agua, y es que se infiltrará tierra adentro ya partir de ahí el descenso será en seco, restando fuerza atractivo a la actividad. Progresaremos ahora porque por un espacio abierto, donde destreparemos algunos bloques, y donde encontraremos también un par de muros rocosos que superaremos rapelando desde naturales a la izquierda.

Encontraremos un punto en el que parece que el barranco se bifurca en dos, podemos tomar cualquiera de las dos opciones, ya que se vuelven a unir, justo antes de la gran vertical del barranco, punto donde también tenemos la opción de salir a la derecha hacia en el camino de acceso.

La última y más alta vertical del barranco se encuentra justo en un balcón de roca sobre un circo y no cuenta con instalación de cabecera más allá de una peculiar instalación de un gran árbol con una gran cantidad de cintas , cuerdas, cordinos y maillons que decidimos reforzar con nuestros propios, renovamos la cuerda y añadimos un maillon.

Empezamos a descender con cuidado con los rozamientos, y una quincena de metros por debajo observamos el posible fraccionamiento que se reseña en el libro del valle de Benasque. No consideramos necesario fraccionar este rápel, tanto porque llevamos cuerda suficiente, como porque utilizar esta instalación no nos aporta más seguridad al descenso, quién sabe, al parecer quizás más bien le quedaría.

Recogemos la cuerda y seguiremos por el barranco degrimpando algunos bloques y encontrando un importante afluente que lleva agua en abundánica, después de esta confluencia, seguiremos degrimpando bloques.

Supuestamente, un mojón de rocas nos debe marcar la salida del barranco, nosotros, sin embargo, llegados en un punto donde un destreche hacía más aconsejable buscar un árbol donde montar la cuerda, hemos decidido salir ya a la derecha del barranco, y ir manteniendo la cota, bosque a través y sin camino, siguiendo el barranco hasta encontrar el GR tanto en desuso que nos ha servido para acceder a la cabecera del barranco.

REGRESO DEL BARRANCO DE BILSÉ

Retomado el camino del antiguo GR, o GR en desuso, no sabemos demasiado cómo nombrarlo, en todo caso, el camino, desharemos los pasos que hemos dado durante la aproximación para volver al coche.

Reseña del barranco de Bilsé

No hay ninguna reseña, o no la hemos sabido encontrar por internet del Barranco de Bilsé, puede encontrar una en el libro que indicamos en la ficha del barranco:

Valle de Benasque - Descenso de Barrancos - Iván R. Torices G. - Ed. Desnivel

Mapa i track per a GPS

Descarga el Track GPS

Descarregar el track per a GPSATENCIÓN: El tramo de barranco ha sido modificado sobre mapa para eliminar los puntos errantes por falta de señal de GPS. Tómelo como mera referencia para la localización del barranco, la aproximación y retorno, sí que han sido grabadas con GPS añadiendo algunas correcciones sobre mapa.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *